¿Qué es el factor de protección solar o SPF?

Publicado por Bnatural México en

Ya llegó el verano y junto con ello los rayos solares y el calor fuerte. Para cuidar nuestra piel solemos utilizar protectores, pero ¿para qué sirven realmente? ¿qué significa el número que aparece en el producto? ¿cuál es mejor para mí? ¿qué tanta cantidad debo aplicar?

¡Descúbrelo!

 

La incidencia del cáncer de piel ha aumentado en las últimas décadas, tanto los melanomas como lo no melanomas. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad, cada año se producen entre 2 y 3 millones de casos de cáncer de los primeros y 132.000 de los segundos a nivel mundial.

Para proteger nuestra piel del sol, comúnmente, utilizamos protectores solares. Los protectores solares son agentes que ayudan a prevenir que los rayos ultravioletas (UV) lleguen a la piel. Existen dos tipos de radiación ultravioleta, los rayos UVA y los rayos UVB, que causan daños y aumentan el riesgo de cáncer de piel.

La luz UVB es la principal causa de las quemaduras por el sol, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente, se asocian con las arrugas, la pérdida de la elasticidad y otros efectos del fotoenvejecimiento. También agrava los efectos cancerígenos de los rayos UVB y cada vez más se considera la luz UVA un causante de cáncer de piel.

 

Protección solar

Los protectores solares varían en su capacidad para de proteger contra los rayos UVA y UVB, por lo que cada uno trae consigo un número que nos indica su Factor de Protección Solar (FPS o SPF).

El factor actúa al aumentar el tiempo al que la piel puede estar expuesta al sol. Claro, esto depende también del tipo de piel. Por ejemplo, si su piel sin protección tarda 20 minutos para empezar a ponerse roja, al utilizar un protector solar con un FPS de 15 previene el enrojecimiento teóricamente 15 veces más – alrededor de cinco horas.

Otra forma de verlo es en términos de porcentajes: un FPS 15 bloquea aproximadamente el 93 por ciento de todos los rayos UVB. Un FPS 30 bloquea el 97 por ciento, y un FPS 50 bloquea el 99 por ciento. Y como puede ver, no hay un protector solar que pueda bloquear todos los rayos UV.

También hay que considerar que existen diversos factores que disminuyen la eficacia de los protectores como la sudoración, el contacto con el agua y arena de la playa, o la fricción con la ropa. Por lo anterior, independientemente de su capacidad, continúa siendo eficaz sin reaplicarse cada dos horas. Además, también suele confundirse la protección del daño con el enrojecimiento de la piel; por lo que hay que tener claro que el enrojecimiento de la piel es una reacción a los rayos UVB y dice poco sobre el daño que los rayos UVA puedan hacer.

 

¿Quiénes deben utilizar protector solar y qué capacidad?

Todas las personas mayores de 6 meses deben utilizar protector solar todos los días, inclusive aquellas que trabajan en zonas cubiertas y están expuestos a la radiación ultravioleta por períodos breves a lo largo del día. Además, la mayoría de las ventanas no bloquean los rayos UVA.

La capacidad de FPS dependerá de la cantidad de exposición solar que tenga al día. Si utiliza lociones o cremas humectantes con FPS 15 o mayor, será suficiente para actividades cotidianas estando sólo unos minutos en el sol. Sin embargo, si trabaja o pasa mucho tiempo al aire libre, necesita un protector solar de mayor protección, resistente al agua, como el que se usa en la playa. Estos son también buenos para los días calurosos o mientras hace deporte.

 

¿Qué cantidad de protector solar debo usar y con qué frecuencia?

Para asegurar que usted obtenga una protección solar completa, es necesario aplicar 1 oz o 30 ml. Los estudios muestran que la mayoría de las personas se aplican sólo la mitad o una cuarta parte de esa cantidad, lo que significa que el FPS que tienen en su cuerpo es inferior a lo recomendado.

Los filtros solares deben aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol para que todos los ingredientes se absorban en la piel. Es muy importante reaplicarse el protector solar en cantidades iguales a la primera aplicación cada dos horas, inmediatamente después de nadar, secarse con la toalla, o después de sudar.

 

 

Extraído de: Skin Care Foundation y National Geographic

 


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →

Liquid error: Could not find asset snippets/booster-message.liquid